Artículo: Estanterías para organizar una biblioteca en el salón

/blog/Tendencias
2020-05-14

Libros en papel se organizan en estantes junto al libro electrónico. Una butaca, mecedora, sofá, sillón o chaise-longue será la pieza protagonista de tu rincón de lectura. La lámpara ilumina las tardes y noches oscuras delante del libro y ¿además? Incorpora otros de los detalles y piezas auxiliares, que harán más confortable tu biblioteca y tu rincón de lectura.

¿LIBRERÍA O ZONA DE TRABAJO?

¡Apuesta doble! En este proyecto se creó una biblioteca vertical, que se integra en la zona de trabajo del salón con un estilo muy depurado.

La encimera se instala en la pared, sobre el radiador y se prolonga hasta la librería. El juego en blanco y madera siempre funciona.

LIBRERÍA A MEDIA ALTURA

Tanto si lees esporádicamente como si eres una amante de los libros, seguro que tienes muchos acumulados. Y necesitan un hueco en casa.

Es preferible que estén bien colocados para que los localices fácilmente. Pero no quieres una pared repleta de libros ¿no? Pues te proponemos una librería a media altura en la que coloques los ejemplares en los estantes en vertical y aproveches la repisa superior para decorarla con cuadros, fotografías o láminas enmarcadas y algún detalle deco: velas, una lamparita, varios jarrones agrupados...

EL MARCO DE UNA VENTANA

A pesar de que en nuestras mesillas reposan ya los libros electrónicos, los libros en papel son insustituibles. Al lucirlos, la estancia respira cultura y conocimiento.

Nos gusta esta idea: enmarcar una ventana con estantes repletos de libros. Fíjate además cómo en este proyecto se ha prolongado una de las baldas en la pared contigua, pero en la parte alta del frente. Es muy útil para acercar el suelo y el techo en viviendas de techos altos.


A MODO DE EXPOSICIÓN

Existen un tipo de baldas o repisas muy ligeras visualmente, de poco fondo (16-17 cm), en forma de U, en la que los libros se apoyan en la pared y se encajan en el estante.

Son muy útiles cuando se requiere crear un rincón ligero en el que exhibir libros joya o de consulta, de esos en los que las portadas se convierten en obras de arte: libros de arquitectura, arte, música, dedicados a ídolos, músicos, actores... También muy recomendables para los libros infantiles.

Fíjate en este imagen: la mecedora y la lámpara de pie invitan a disfrutar de este rincón de lectura.

DETRÁS DE LAS PUERTAS

Esta librería incorpora puertas de cristal transparente que dejan ver el interior pero que protegen todos los libros del polvo. En este rincón de lectura, donde no falta un buen asiento en el que relajarse con un libro entre las manos y una lámpara de pie, se han incorporado varios foquitos en la parte superior de la estantería. Con este recurso conseguirás una agradable luz de ambiente y darás protagonismo a tu biblioteca.

UNA NUEVA BIBLIOTECA

¿Sepultada por los libros? Es hora de poner un poquito de orden, hacer limpieza y quedarte solo con los ejemplares que te apetezca. El resto no se tiran: dales una segunda oportunidad, dónalos a una biblioteca o centro cultural u ofréceselos a tus amigos.

¿El proceso? Saca todos los libros de estanterías o donde los guardes. Límpialos. Aprovecha para poner a punto la estantería. Vacíala, límpiala también y reorganiza los títulos de vuelta en los estantes. Las opciones a medida o de obra se adaptan al espacio.

Fíjate en este truco estético, que da dinamismo a la composición: las baldas ceden un espacio a un cuadro.

LA IMPORTANCIA DE LA LUZ

Es importante que ubiques tu sofá preferido en el que hundirte durante la novela cerca de una fuente de luz natural, siempre que sea posible. La lectura es más confortable y la vista te lo agradecerá.

Cuando anochezca, una luz directa y puntual sobre el libro, que evite las sombras y brillos. Si te sientas a leer, entonces busca una lámpara de pie alta. Si prefieres recostarte un poco, lámpara de mesa será perfecta. Acertarás si escoges una lámpara regulable y orientable.

Fuente: micasarevista.com