Artículo: Ideas para decorar habitaciones juveniles

/blog/Inspiracion
2019-02-28

No renuncies al color

Aunque muchos padres no son partidarios de los colorinchis, deja que tus hijos decidan el color que quieren poner y nuca les digas: "es que te vas a cansar de ese color...", porque sí, se cansarán, pero tendrán que darse cuenta ellos. Guíalos y ayúdales a partir de un patrón o un diseño, como en la foto, que resulta muy sencillo y a la vez efectista. Y recuerda que la ropa de cama tiene que ir en sintonía: busca sábanas y fundas nórdicas juveniles de colores lisos para que no se den de tortas con el resto de la decoración.

Habitaciones para soñar

Los tonos pastel te ayudarán a crear un ambiente relajado y sereno, pero no por ello, aburrido. Elegid un color como base de la decoración en este caso, se optó por un azul cielo y después, añadid pinceladas que contrasten, rompan la monotonía y pongan una nota alegre y optimista, como azules turquesa, morados, fucsias, naranjas… Seguro que a ellas tampoco les importa si metes alguna pieza de diseño o detalles dorador.

Un toque tropical

Si no te apetece pintar, echa mano de los miles de millones de modelos de papel pintado para decorar toda una pared... ¡y asunto resuelto! Los papeles de motivos exóticos y tropicales están de moda. Si tus hijos apuntan ya maneras de estilistas de decoración, ¡no lo dudes!

Estilo atemporal

La combinación de muebles de madera clara con tonos grises es una opción perfecta para lograr decoraciones neutras y atemporales, para ellos y ellas. Añade pinceladas verdes, bien en los revestimientos, complementos textiles o elementos vegetales, para añadir un toque de calidez.

Blancos con toques de color

Basta con unas pinceladas azules, verdes, rosas, amarillas... para que un ambiente deje de ser monótono y soso para convertirse en una decoración con vida. Puedes darle color a la habitación de tus hijos con una pieza importante, como por ejemplo una butaca, o bien recurrir a los textiles (colchas juveniles, cojines, alfombra y cortinas) para llenar el ambiente de colorido.

Todo en orden

La ropa de cama, libros, películas, el material de escritorio… Los niños requieren muchas zonas de almacenaje para mantener todas sus cosas en orden. Aprovecha el potencial de almacenaje de las paredes con baldas o estantes y recuerda que, tanto el hueco que queda debajo de la cama como las cajoneras que se pueden colocar bajo el escritorio son espacios muy valiosos que, además, mantendrán la habitación despejada.

Fondo de realce

Pintar la pared de la cama de un color diferente a las demás, empapelarla o cubrirla con un mural decorativo es una forma estupenda de poner un toque personal en el ambiente y, además, realzar la decoración. Eso sí, procura que el revestimiento que escojas para decorar la pared esté en sintonía con los colores de los textiles. Puedes combinar distintas tonalidades de un mismo color o bien jugar con dos colores que contrasten y armonicen. Tampoco descartes mezclar telas lisas y estampados distintos para que el conjunto quede visualmente más rico.

Fuente: decoratrix.com