Artículo: Ganar metros en pisos minúsculos, verdades y mentiras sobre cómo lograrlo

/blog/Inspiracion
2018-12-20

Nos lanzamos en busca de esas ideas maestras que nos ayudarán a conseguirlo y descartamos aquellas que al parecer son el enemigo. Ni una cosa ni la otra. Los mitos sobre la decoración doméstica no siempre son verdaderos. Y este post es la prueba.

Los pisos minúsculos pueden parecer más espaciosos gracias a una decoración inteligente. Es la magia de esta disciplina. El problema surge cuando desterramos soluciones convencidos de que robarán metros a las estancias porque lo llevamos oyendo toda una vida. Y sin embargo pueden ser de gran ayuda para ampliar visualmente, generar sensación de profundidad y un montón de beneficios más. Qué roba metros y qué no es la clave.

Está claro que decorar pisos minúsculos requiere invertir en ideas muy bien pensadas en cuanto a su organización espacial y las proporciones del mobiliario. Improvisar soluciones y cambiar de estrategias en el último momento al renovar los ambientes no es  lo que más nos interesa. Ni tampoco desterrar soluciones que nos permitirían dar forma a una decoración equilibrada porque están prohibidas para ganar amplitud en este tipo de viviendas.

Uno de estos falsos mitos afirma que el mobiliario al decorar pisos minúsculos ha de ser pequeño, acorde a su tamaño. Pues no es verdad, o al menos con matices que cambian semejante argumento. Cualquier habitación mini puede parecerlo aún más si nos empeñamos en incorporar muebles de reducidas dimensiones. Creemos que con ellos aprovechamos mejor cada metro cuadrado y rincón. Y que además no recargan tanto el espacio interior. Pero no siempre es así. Cuidado con ellos porque tal vez generen un excesivo ruido en el ambiente y desorden.

Empecemos a pensar en muebles más grandes sin miedo a equivocarnos cuando vivimos en pisos minúsculos. Aunque tocará aprovechar al máximo sus posibilidades espaciales, no hay por qué descartar algún que otro diseño grande si cumple nuestras expectativas. La clave es buscar piezas que visualmente no recarguen aunque ocupen una superficie importante. Sin ir más lejos, las librerías y estanterías de pared a pared también tienen cabida al decorar pisos minúsculos si necesitamos guardar libros en casa. Solo será cuestión de aplicar ciertos trucos, como buscar materiales extra ligeros visualmente y apostar por diseños abiertos, sin puertas. Se convertirán en el centro de atención de la habitación y al mismo tiempo aportarán equilibrio al conjunto.

Un look en colores oscuros, ¿por qué no?

Otra de las leyes decorativas que seguramente hemos escuchado miles de veces es la siguiente. Ciertos colores de la paleta cromática están prohibidos para interiores domésticos reducidos porque empequeñecen. Es decir, cualquier tono oscuro, por muy de moda que esté, como decorar en negros y grises, paredes, suelos y muebles. Aunque hay mucho de verdad en dicha teoría, ello no significa que tengamos que descartarlos al ambientar y vestir pisos minúsculos. La clave para utilizar colores intensos y que el resultado sea un éxito es saber dosificarlos, combinarlos y jugar con la iluminación artificial.

En la práctica, esta teoría puede darnos resultados decorativos de gran eficacia. Uno de ellos será crear contrastes que nos permitan obtener profundidad, y por tanto jugar ópticamente con el espacio. Como atrevernos sin miedo a pintar las paredes con un color oscuro en zonas concretas y rodearlas de colores luminosos que compensarán su presencia. Unos muebles blancos o grises serían una acertada elección. El broche final puede ponerlo la iluminación escogida mediante focos en el techo con luz blanca. Decorar pisos minúsculos mediante colores vivos, oscuros, o suaves si son los que más nos van. Cualquier elección es válida. Y no solo en las paredes.

Paredes que engañan al ojo con éxito

 

Fuente: decoracion2.com