Artículo: 7 piezas imprescindibles para recibidores pequeños

/blog/Inspiracion
2018-01-11

No necesitarás tirar ningún tabique si decoras este mini espacio con encanto e inteligencia. Un estante, un espejo y colgadores serán suficientes

1. Mueble + colgadores

 No te compliques más, esta es la fórmula mágica que funciona en cualquier recibidor. Y si, además, el mueble es volado ganarás más espacio en el que colocar cestas o cajas o situar debajo los colgadores. El papel pintado de Graham & Brown, en La Maison, las perchas blancas de Norman Copenhagen, en Nordicthink, el estante modelo Ekby Alex es de Ikea, el cesto de Zara Home, la alfombra de La Redoute y los neceseres de Matèria.

 

2. Consola

Si no concibes un recibidor sin este tipo de mueble, que sea lo más estrecho posible. Para que esta consola de madera decapada no estropease la pared, se ha instalado un arrimado también en color blanco. Completa la decoración con una composición de espejos de diferentes tamaños.

 

3. Banco + Balda

 Seguro que te cabe un banco en el que descalzarse al llegar a casa y una pequeña balda en la que colocar una barra para colgar la ropa de abrigo. Este sencillo –y a la vez vistoso– diseño es por el que optó Esther, la fundadora del blog Estoreta.

 

4. Espejo

Mucho hemos hablado del efecto de los espejos en los espacios –crean una mayor sensación de amplitud y reflejan la luz–, lo cual es indispensable en los recibidores pequeños. El perchero con estante y el banco son de India & Pacific, el espejo de Muy Mucho y la alfombra de Leroy Merlin.

 

5. Banco o armario de obra

 Con ellos conseguirás optimizar al máximo el poco espacio de tu recibidor. Si tienes una ventana, lo mejor es instalar un banco debajo y rodearlo con dos armarios empotrados como estos.

 

6. Cubreradiador a modo de consola

El objetivo ya no es únicamente ocultar el radiador, sino convertirlo en una consola en la que colocar nuestros objetos decorativos preferidos. Este, hecho a medida a modo de consola, ha sido decorado por Rocío Montesino-Espartero.

 

7. Perchero

Ríndete a la sencillez de esta práctica pieza en la que dejar colgadas la prendas que utilices a diario. Dale un pequeño toque decorativo dejando colgado de manera informal un sombrero en su parte superior (aunque no lo uses). Junto a este, de hierro con pie circular y colgadores en forma de onda, se ha colocado una alfombra de esparto comprada en Menorca. Los cestos son de Aquitania.

 

Dejar el recibidor vacío no te asegura que este luzca más grande, lo que parecerá es que te has desentendido de su decoración. ¡Y eso nunca! Además, si en algún sitio es indispensable contar con pieza prácticas que nos faciliten el día a día es en la entrada de casa: banco para descalzarnos, colgadores para dejar la ropa de abrigo y un espejo en el que chequear por última vez nuestro aspecto antes de salir de casa.

La cuestión no es restar muebles, sino que los que pongas sean más pequeños, estrechos o volados (para poder colocar cestas o cajas debajo). El reflejo de la luz en los espejos será indispensable para evitar agobios y malas impresiones. Porque sí, puede que tu recibidor sea pequeño, pero no le falta de nada.

Fuente: elmueble.com