Artículo: 7 Baños mini para compartir

/blog/Asesoria
2017-11-23

Tú y yo (en 6 m²)

Cuando vives en pareja, ¡todo es cosa de dos! Duplica los elementos y conseguirás un baño compartido mucho más práctico. Lavamanos de Duravit y mueble de laca y madera.

Bien avenidos (en 3 m²)

El reto: llenar la buhardilla de luz y aprovechar cada cm. Lo primero se gana blanqueando la madera. Lo segundo, con baldas como bajolavabo y grifería empotrada como esta de Bossini-Cristina. Lavamanos de Via Cerámica.

Hasta el infinito y más allá (en 5,5 m²)

¿Quieres almacenaje? Pues este bajolavabo de Azul Acosta se alarga hasta la ducha y suma mucho espacio. El lavamanos con dos juegos de grifería, es perfecto para compartir. Espejo es de Tecno-Fusta.

Me haces volar (en 4 m²)

Los muebles volados aligeran el espacio. Un efecto que potencia el color blanco. Además, las puertas correderas regalan 1 m2 al baño. Mueble similar en Jacob Delafon y suelo sintético similar en Quick-Step. 

Siempre al unísono (en 5,5 m²)

Unificar el baño con un solo material y color aumenta la sensación de espacio. El microcemento Topcret en beige reviste las paredes, la ducha y la encimera. El espejo sin marco hace que el baño se vea todavía más grande.

Un poco de intimidad (en 6 m²)

Un escalón de 10 cm basta para diferenciar la zona del tocador de la ducha. Una solución muy práctica en baños compartidos que crea cierta sensación de privacidad. Suelo de madera de iroco de Baladia & Valklein. 

Crecer juntos (en 5,6 m²)

Que los espejos son mágicos es algo muy cierto. Este, de pared a pared, suma profundidad y hace que el baño se vea muchísimo más grande. 

Y seguir creciendo… Este baño también echa mano del cristal para sentirse más grande. Además, la ducha sin plato se integra en el resto del baño, lo que da uniformidad y elimina obstáculos visuales que no hacen más que empequeñecer.

¿Puedo entrar? ¿Para cuánto rato tienes? ¿Me dejas un espacio? Vivir en pareja puede ser fantástico, pero cuando el baño es pequeño y llega la hora punta en casa… ¡empieza la lucha por la conquista! Pero haya paz. Inspírate en estos 7 baños mini diseñados para compartir y lo verás doblemente claro.

Por duplicado

En las películas nos lo venden como un momento divertido y tierno. Pero es simplemente eso: ficción. Desengañémonos. Compartir el lavamanos no es ni práctico, ni romántico, y menos aun cuando el tiempo apremia (en nuestro mundo real: siempre). Por pequeño que sea el baño apuesta por un lavamanos doble o, en su defecto, uno alargado con dos caños, uno para cada uno. Y las toallas para manos, también por duplicado. Intenta tener un colgador, un gancho o un toallero junto a cada lavamanos.

Cuando hay pocos metros y sois dos, el almacenaje se convierte en clave. Aprovecha al máximo el espacio colocando un amplio mueble de baño. Los que están hechos a medida tienen la ventaja de poder aprovechar hasta el último milímetro. Si te decantas por uno que llegue hasta el suelo, tendrás sitio extra, pero si es volado, dejando un espacio hasta el suelo, crea un efecto de ligereza y mayor amplitud. Aquí, ¡tú decides!

Piensa en grande

Hay muchas formas de hacer crecer el baño. Para empezar, con las puertas. Si tienes lanzas a renovarlo, ni lo dudes. Ganarás mucho espacio y, para potenciarlo, nada mejor que una mampara de cristal totalmente traslúcido y grandes espejos sobre el lavamanos.

Fuente: elmueble.com