Artículo: El desconocido crédito bancario que te ayuda a financiar la segunda vivienda

/blog/Asesoria
2017-11-09

¿Has oído hablar del crédito hipotecario para fines generales? Seguramente no porque no tiene mucha publicidad.

Se trata de un préstamo que otorgan los bancos a aquellas personas que buscan liquidez para cualquier fin. Puede ser un viaje, pagar una deuda grande. Pero los consumidores lo solicitan generalmente para comprar una segunda vivienda.

Se le llama también crédito de libre disposición y sus condiciones son muy distintas a las de un crédito de consumo, pues tiene menos intereses y más plazo para pagar. Se parece más a un crédito hipotecario; se paga en UF. Su característica principal es que es necesario hipotecar un inmueble, o sea, dejarlo en garantía.

Eso fue lo que hizo José Patricio Achurra. En 2015, este ingeniero decidió ir a la banca para conseguir financiamiento para un departamento en Las Condes donde se instalaría con su esposa. “Después de muchos trámites, que tardaron cerca de seis meses, porque los bancos están muy puntillosos con los créditos, me aprobaron este préstamo y, a cambio, debí hipotecar un departamento que ya tenía en el barrio Lastarria. El trato lo hice con el Banco Santander”.

Achurra había comprado su primer departamento en los tiempos que los bancos financiaban el 100% de la propiedad. Ahora necesitaba cambiarse a un lugar más grande, pero el sistema de endeudamiento había cambiado, le pedían al menos 20% de pie y no había ahorrado lo suficiente. Una amiga abogada le recomendó este mecanismo, que ella usó para comprar un departamento en la playa.

Teodosio Cayo, gerente general de la consultora inmobiliaria Arenas y Cayo, explica: “Muchas de las personas que piden este crédito lo hacen para financiar parte de la segunda casa que quieren comprar, porque varios bancos restringen el financiamiento a 60% o 75% para la segunda vivienda. Entonces, al obtener este préstamo de libre disposición, la gente completa el dinero para el pie de esa segunda vivienda o derechamente comprar otro inmueble”.

¿Conviene este crédito? Jorge Diez, socio del sitio Misabogados.com, especialistas en derecho inmobiliario, opina: “Sí, conviene pedirlo por varios factores. Uno de ellos es que la tasa de interés es de 4% anual, o sea, es menor a la de un crédito de consumo cuya tasa ronda al 1% mensual. 

También conviene por los plazos: este crédito se pide a largo plazo, o sea, a 15 o 20 años, mientras que un crédito de consumo es sólo hasta 48 meses. Hay montos mínimos para solicitarlo: si pides $1.000.000, no te lo darán. Hablamos, aproximadamente, de $20.000.000 para arriba. Muy poca gente conoce este crédito, por eso se pide poco”.

Achurra recuerda que el mismo banco hizo una tasación nueva de su antiguo departamento de soltero en Lastarria. Ese procedimiento es fundamental para evaluar el monto otorgado, pues el banco se asegura de que el valor comercial del inmueble hipotecado cubra la totalidad del crédito. Él salió ganando porque el arriendo paga ese crédito.

¿Qué dicen los bancos? Banco Estado, a través de un correo electrónico, señaló: “(Con este crédito) el cliente hipoteca su propiedad actual obteniendo hasta el 75% del valor de tasación (descontando el saldo de las deudas que existan por la propiedad) como fondos de libre disposición, los cuales podrían ser utilizados tanto para la adquisición de una segunda propiedad como para cubrir cualquier otra necesidad que tenga el cliente. Para acceder a este producto el cliente debe ser mayor de 18 años, tener buenos antecedentes de comportamiento en el sistema financiero, acreditar antigüedad laboral e ingresos acorde a la deuda que contraerá”. 

En esta institución, la tasa de interés del crédito de libre disposición es 0,4% más que el hipotecario.

Fuente: elinformadorchile.com