Artículo: Día de la Madre: el don y la generosidad de la vida

2019-05-09

Les debemos la vida porque nos trajeron al mundo. Todos los días son, en realidad, su día porque sobran los motivos para mostrar el agradecimiento por su presencia, entrega, acompañamiento, sacrificios y preocupaciones durante su existencia y la nuestra, pero especialmente durante nuestros primeros e indefensos años. El significado de “madre” va mucho más allá del acto traer al mundo a alguien para hacerlo extensivo a dar la vida en el más amplio sentido de la palabra.

Posiblemente el Día de la Madre será la jornada en la que más “te quiero, mamá” se escuchen en cada casa a pesar de que la celebración, con fecha en el calendario en todos los países, no coincida en el mismo día en todo el mundo. Es una jornada para celebrar y agradecer a su lado el impagable regalo de la vida o para honrar el recuerdo de una imponente figura a la que le debemos estar en el mundo.

Para las madres, cualquier detalle es suficiente para sentirse correspondidas. El día de hoy es la excusa, pero con unanimidad estadística reconocen que un beso de buenas noches o antes de entrar en el colegio, esa confidencia adolescente o esa nota o dibujo con dedicatoria compensan y hasta hacen olvidar el resto de momentos de cualquier día duro en casa y fuera de ella.

Pero la unanimidad en el reconocimiento a la figura de la madre por su trascendental papel en la vida y por sus cualidades, que tienen que ver casi más con superpoderes reales que con sacrificios continuos, no coincide con los orígenes de una celebración que no aparece en rojo en el calendario y que tiene aspectos mitológicos, religiosos y, en la actualidad, más comerciales que otra cosa.

Pero la jornada de hoy supone también un consumismo exacerbado que supera incluso otras celebraciones comerciales como la de San Valentín: flores, perfumes, joyas, dulces y restaurantes convierten esta jornada en una de las más importantes del año, a la que también se ha sumado Internet con ofertas de todo tipo y de última hora. 

Fuente: elpais.com